CAPÍTULO 7 : RELATO 5 Los Shelly Soler Josefina Shelly Soler

¿Quién fue Josefina Shelly Soler?
Imagenes de la vida de Josefina Shelly Soler
Fuente:  Convenientemente relacionados en este documento.     

“Tristes hombres
Sino mueren de amores,
Tristes, tristes…”

Miguel Hernández.

Árbol Genealógico de Josefina Shelly Soler.
Fuente: Investigación interna, www.myheritage.es
Ampliar imagen

Josefina Shelly Soler a diferencia de sus dos hermanos mayores no nació en Humacao; su familia ya había abandonado Puerto Rico cuando dicho país pasó a depender de EE.UU, en 1898. Su partida de nacimiento no ha sido localizada; la información de su esquela mortuoria y la del registro de defunciones del Ayuntamiento de Barcelona indican que nació en el año 1905. Lo que sí se sabe, con certeza, es que murió en Barcelona, siendo viuda y sin haber tenido descendencia, el 15 de octubre de 1965.

Josefina Shelly Soler.
Fuente:  Álbum de Carmen Shelly Larraondo.     

La información que ha llegado a nuestros días y que recopiló su madre, Manuela Soler Borges, indica que Josefina Shelly Soler fue alumna del Colegio de las Teresianas. En los años de su escolarización existían dos colegios de dicha congregación en Barcelona; uno situado en el barrio de Gracia, incendiado durante la Semana Trágica en 1909 y reconstruido un año más tarde; otro ubicado en la calle Ganduxer, situado en un edificio, mezcla de formas tradicionales góticas y futuristas, diseñado por Antonio Gaudí. No ha sido posible saber a cuál de las dos escuelas iban Josefina y su hermana Montserrat. Es de suponer que al primero, dada la cercanía con su casa. Considerando la anterior posición socioeconómica familiar y las aspiraciones de su madre, tampoco debe descartarse la posibilidad del segundo.

Recopilados por su madre han llegado hasta nuestros días distintos textos de Josefina. Uno de ellos es una carta a los Reyes Magos; no está datada pero su contenido hace pensar que fue escrita cuando todavía era una niña de corta edad. Varios de los otros escritos están datados en el año 1909; año en que la grave crisis política y social del país desembocó en la Semana Trágica de Barcelona; Josefina y su familia fueron testigos de dichos acontecimientos y es de suponer que, dada su religiosidad explicita, debieron sufrir viendo el importante movimiento anticlerical que se generaba. Muy probablemente, su angustia era razonable dado que escondían algunos clérigos en su casa, según comentarios familiares. En los escritos de Josefina se manifiesta una clara religiosidad, exceptuando uno que va dirigido a su abuelo; se trata de Narciso Soler Bou, abuelo materno, único que en la fecha del escrito no había fallecido.

Sobre en el que Manuela Soler Borges, madre de Josefina, guardaba escritos de todos sus hijos y su nieta mayor.
Fuente:  Álbum familiar de Manuela Soler Borges por Manuela Soler Borges.     
Recuerdos queridos de mis hijas Josefina y Montserrat,
Cartas para los Reyes Magos, versos, la carta que escribió Montserrat y obtuvo la flor natural en los juegos florales y varias cartitas de mi nieta Isabel.

Carta a los Reyes Magos escrita por Josefina Shelly Soler.
Fuente:  Álbum familiar de Manuela Soler Borges por Manuela Soler Borges.     
Queridos Reyes

Desearía me trajeran un llorón y una caja de geometría
Y un baulito con una muñeca y su ajuar.

Josefina Shelly Soler

Me olvidé de deciros que la Montserrat desearía un pupitre.

Escrito de Josefina Shelly Soler un par de meses antes de la Semana Trágica de Barcelona de 1909.
Fuente:  Álbum familiar de Manuela Soler Borges por Manuela Soler Borges.     
A tus pies postrada
de amor dejo un beso
porque ser tu hija
tan solo deseo
Serías tu mi madre
siendo tu María?
Que si esto lograste
A tus pies rendida
de emoción tan dulce
y tan grande dicha
creo que mi existencia
se terminaría
Mientras la respuesta
sigo aquí en mi lecho
y estas bellas flores
a tus plantas dejo

Mayo 3,. 1909.

Escrito de Josefina Shelly Soler dedicado a su abuelo Narciso Soler Bou.
Fuente:  Álbum familiar de Manuela Soler Borges por Manuela Soler Borges.     
A mi querido abuelito:

Mi afecto y veneración
Hoy abuelito te ofrezco
segura de que me merezco
vuestra dulce estimación.
Colmada satisfacción
me cabra en tan grato día
Si el Dios del cielo os envía
un presente singular
que os lo permita gozar
con la mayor alegría
y a mí me deje vuestro cariño
Decir alegre y festiva
viva mi buen abuelito
Mil y mil años que viva

Octubre 29, 1909

En marzo de 1933, la familia Shelly & Soler sufrió el duro golpe del asesinato de su hijo Luis; acontecimiento que será tratado en el relato 1 del capítulo 8. Tras el suceso, sus padres decidieron organizar un viaje a México para visitar a otro de sus hijos, Carlos. Josefina Shelly Soler, su hija, les acompañó. Llegados a dicho país permanecieron largos meses junto a Carlos y su familia. Aprovechando el viaje realizaron un periplo por diversos países del otro lado del Atlántico. Al parecer, durante la larga travesía atlántica, Josefina se enamoró de uno de los tripulantes del trasatlántico. Se llamaba Enrique Callealta Gutiérrez y había nacido en el Puerto de Santa Maria, en 1903.

Todo indica que de regreso Josefina y Enrique se casaron y casi de inmediato éste se enroló en el barco mercante Genoveva Fierro. Dicho barco había salido de Santander, se dirigía a Valencia, cuando fue interceptado, en alta mar, por un barco destructor del bando nacional. El mercante transportaba unos 200 pasajeros, material de un circo y, al parecer, abundante munición del ejército republicano, por lo que fue conducido hasta al puerto de El Ferrol. Allí, algunos de sus tripulantes y pasajeros fueron acusados de republicanos, siendo juzgados y condenados a muerte. Enrique Callealta Gutiérrez, marido de Josefina Shelly Soler, fue uno de ellos.

Vapor mercante Genoveva Fierro en el que iba Enrique Callealta Gutiérrez al ser detenido.
Fuente: Busturieginez.blogspot
Ampliar imagen

El apresamiento del mercante Genoveva Fierro tuvo lugar unos meses después de iniciarse la guerra civil española de 1936. Un conflicto que arrancó con la sublevación militar del General Franco contra el gobierno de la II República, comenzando así, uno de los episodios más sangrientos de la historia de España. Poco antes del prendimiento de dicho barco, Franco, apoyado por los aliados italianos, había tomado Málaga ejerciendo una fuerte represión sobre la población civil republicana; así mismo, el ejército franquista, persiguiendo la toma de Madrid, había sido vencido por los republicanos auxiliados por las Brigadas Internacionales. Era pues un momento de auge belicista que propició que una parte de los tripulantes y pasajeros del Genoveva Fierro, tras ser apresados, fueran declarados culpables de ser activistas republicanos y condenados a muerte.

El marido de Josefina Shelly Soler, Enrique Callealta Gutiérrez, fue detenido, condenado y fusilado en el Arsenal Militar de El Ferrol, en febrero de 1937, a los 34 años de edad. Su cuerpo fue trasladado a una fosa común del camposanto de Serantes, en Coruña. El fusilamiento de los hombres del Genoveva Fierro ha llenado ríos de tinta. Son muchas las publicaciones que explican la controversia asociada a dichas ejecuciones y todas explicitan que no se demostraron con claridad los hechos que les atribuyeron y les costó la vida, entre otros a Enrique Callealta.

Sumario a los tripulantes del mercante Genoveva Fierro.
Fuente:  Xosé Manuel Suárez. Armas para la República. Ed. Embora, 2010     
Sumario nº 138/36.

“En él se procesa a cinco tripulantes del mercante “Genoveva Fierro”, que se dirigía el 3 de setiembre desde Santander a Valencia con más de doscientos pasajeros, cuando fue detenido por el destructor “Velasco” doce horas después de haber dejado Santander. Siendo conducido a Ferrol, se abre entonces el sumario. Por las investigaciones realizadas por el juez instructor se explica en el sumario que el “Genoveva F” fue requisado por el Frente Popular del 15 al 20 de agosto último, presentándose una Comisión a bordo con ese fin en el Astillero [de Santander], donde estaban fondeados, ordenándoles que atracasen al Muelle, que carboneasen después en un pontón y que volvieran al muelle, donde el día 2 embarcaron pasajeros para Valencia por disposición del Comité de Guerra del Frente Popular, que facilitó al Capitán la lista antes expresada [...]. Efectuamos una inspección que dio como resultado encontrar en la bodega número 3 de quinientas a seiscientas cajas con la marca “F.N.T.” conteniendo casquillos y tiras enrolladas de metal, y por separado planchas de metal con la indicación “Electra R.C.A.” y escudo, de posible utilización militar todo ello, existiendo, además, en el mismo lugar, unas cajas con útiles de Circo pertenecientes estas últimas a personas que figuran en el pasaje y que efectivamente forman parte de los Circos Americano y Feijóo. En la bodega nº2 había un coche automóvil, propiedad del pasajero Emiliano Cerezo [de profesión: foto-cine] y una motocicleta del pasajero Adrián de Miguel [guardia del Ayuntamiento de Madrid]. En el mismo lugar existen tres cajones conteniendo muñecos de feria, tres baúles de Circo y seis bultos más con útiles de Circo, propiedad unos y otros de personas del pasaje. Las bodegas números 1 y 4 estaban vacías y sobre las cuatro bodegas se había habilitado el alojamiento del pasaje. Encargado de la manutención del pasaje está Nemesio Fernández Garaño, inscripto marítimo pero no enrolado, quien desde luego es persona de confianza del Comité organizador del viaje [...] Como el anterior, es persona notoriamente sospechosa Eloy Gutiérrez Noriega, perito al parecer en radio, que viviendo normalmente en Torrelavega, donde desde que se inició el Movimiento Salvador de España manejaba una emisora, fue requerido y embarcado por el Comité de Guerra en el “Genoveva F” para el servicio de la Radio de a bordo.
Entre los pasajeros del buque, cuya relación reparte el coronel auditor Justino Merino en tres listas, de mayor a menor peligrosidad, se encuentran cuatro que son clasificados bajo el epígrafe “recluso del Dueso”, que aparecen en la lista “A”, y que serán pasados por las armas el día 12 del mes del apresamiento del buque, sin que hayamos podido encontrar documento en el sumario que justifique de alguna manera las ejecuciones. De las víctimas sólo conocemos su nombre y primer apellido:
Hipólito Foufré, Jaime Bosch, Bautista Folch y Esteban Mallorga, que son enterrados en el cementerio de Canido. Otros integrantes de esa lista de pasajeros considerados más peligrosos son: Josefa Jiménez, cantante de tangos, sin documentación, que llevaba prendida una estrella roja que arrojó al agua al ser apresados por el “Velasco”. Al salir de Santander levantaba el puño y daba gritos de U.H.P. [Unión de Hermanos Proletarios]; además del guardia motorista del Ayuntamiento de Madrid, un viajante, un oficial de la Audiencia de Oviedo, un mecánico, un cabo de artillería del “Miguel de Cervantes”, un obrero parado, un dependiente de comercio (muy amigo de Josefa Jiménez) y el camarero de la marina mercante Enrique Callealta Gutiérrez. En las otras listas aparecen, entre otros, personal de los circos “Americano” y “Feijoó”, personal de la tripulación, así como un médico, un practicante y dos enfermeras, a los que se les obligó a embarcar, según sus declaraciones, por pertenecer a la Marina Civil, Servicio de Emigración. El consejo de guerra que ha de ver y fallar la causa se reúne el 29 de octubre, presidido por el coronel de infantería de Marina Joaquín M. Pery. En la sentencia se estima como probado que el barco llevaba gran cantidad de cajas con casquillos y otros efectos de posible utilización militar y que en el barco existían personas de la confianza absoluta del Comité Rojo de Guerra de Santander, a quienes había sido confiada la misión de conducir el buque a Valencia. Se considera demostrado que entre esas personas se hallaban los procesados Nemesio Fernández, Eloy Gutiérrez y Enrique Callealta; ocupándose el primero del pasaje y el segundo de la radio. Se condena a muerte a los tres anteriores, considerando que los hechos constituyen adhesión a la rebelión, punto 2º del 128, relacionándolo con el apartado.
A del art. 5º del Bando de la Junta de Defensa Nacional de 28 de julio, que especifica que serán sometidos a jurisdicción de guerra los delitos de rebelión, sedición, y sus conexos, así como los realizados contra el orden público. En cuanto a los dos procesados restantes la sentencia únicamente refiere que el marinero Arizmendi tenía un cometido “de menor importancia”, siendo condenado a reclusión perpetúa por adhesión a la rebelión, mientras el otro es absuelto. Al fallo se opone el voto particular del teniente de navío Gamboa y Sánchez- Barcaiztegui, uno de los cinco vocales del tribunal, quien expone la imposibilidad en que se encuentra de emitir su fallo, tanto absolutorio como de condena, para no incurrir en una posible injusticia. Gamboa halla en el sumario numerosas carencias, en cuanto a pruebas y declaraciones de testigos, por lo que únicamente se ha formado un juicio por la impresión personal durante la celebración de la vista de la causa y que la apreciación realizada está expuesta a errores graves en la administración de la justicia, que repugnan a su conciencia. La ejecución de los tres condenados (Enrique Callealta Gutiérrez, 34 años, de Barcelona; Nemesio Fernández Garaño, 52, de Santander, mayordomo mercante, y Eloy Gutiérrez Noriega, 41, radiotelegrafista, de Torrelavega), tiene lugar en el Arsenal el 5 de febrero de 1937.”

Acta de defunción de Enrique Callealta Gutiérrez, marido de Josefina Shelly Soler.
Fuente:  Memoria Pública. Sumario de la causa del juez Baltasar Garzón contra el franquismo.     
Acta de defunción

En Ferrol, provincia de Coruña, a las diez horas y diez minutos del día seis de febrero de mil novecientos treinta y siete. Ante D, Manuel Belando Aznar, Juez Municipal y D. Eugenio Villacastin Contreras, Secretario, se procede a inscribir la defunción de D. Enrique Callealta Gutiérrez de treinta y cuatro años, natural de Puerto de Santa Maria, provincia de Cádiz, hijo de D. Manuel y Dª Carmen, domiciliado en Barcelona calle de Salmerón nº 40 piso 2º de profesión marino mercante y de estado casado con Josefina Shelly.
Falleció en esta ciudad el día de ayer a las diecisiete horas a consecuencia de haber sido pasado por las armas, según resulta de oficio del Sr, Instructor y su cadáver habrá de recibir sepultura en el cementerio de Serantes.

Ésta inscripción se practica en virtud de dicho oficio.

Luís Shelly Correa y su mujer Manuela Soler Borges. En medio su hija Josefina.
Fuente:  Álbum de Carmen Shelly Larraondo..     

Si se tiene en cuenta que el viaje a México, en el que Josefina Shelly Soler conoció a Enrique Callealta Gutiérrez, tuvo lugar hacia finales del año 1933, principios del 34. Si, a su vez, se considera que Enrique estaba enrolado en la marina y que fue fusilado en el 37, podemos pensar que Josefina y Enrique estuvieron muy poco tiempo casados. Ello explicaría que la pareja no hubiera tenido descendencia y que en el acta de defunción de Enrique constara la dirección familiar de su esposa.

Josefina Shelly Soler, tras quedarse viuda, no volvió a casarse y vivió el resto de su vida, junto a su madre y sus tías, en Barcelona, en la calle Mayor de Gracia 40, anteriormente calle Salmerón. Allí encontraría la muerte, según consta en el registro de defunciones del Ayuntamiento de Barcelona. En el mismo consta que Josefa Shelly Soler murió el 15 de octubre de 1965 a la edad de 60 años; datos que coinciden con los aparecidos en su esquela, publicada en la Vanguardia del día siguiente

Registro de defunciones del Ayuntamiento de Barcelona en el que consta Josefina Shelly Soler.
Fuente: Juan Fernández Basanta .
Ampliar imagen

Esquela de Josefina Shelly Soler.
Fuente:  La Vanguardia de 16 de octubre de 1965.     
Doña Josefina Shelly Vda. Callealta

Ha fallecido, a la edad de 60 años, habiendo recibido los Santos Sacramentos y la Bendición Apostólica. (e.P.D.) – Sus afligidos: tía, Rosina Soler; sobrinos, José, Mª Isabel y Mª del Carmen; primos y demás familia, les suplican un recuerdo en sus oraciones y se sirvan asistir al acto del entierro que tendrá lugar hoy sábado, a las cuatro y media, en la parroquial de Santa María de Jesús de Gracia, y después acompañar el cadáver, a su última morada, cementerio de San Gervasio. – Casa mortuoria: Mayor de Gracia, 40.- No se invita particularmente.

Escrito por Rosa María Pujol Vilallonga
Espero que os haya gustado. No os perdáis el siguiente CAPÍTULO...
Agradecimientos de este Capítulo (7)


En este capítulo es imprescindible mencionar a Juan Fernández Basanta, descendiente de la familia Borges & Soler, por sus aportaciones desinteresadas al tema genealógico familiar, y por su disposición a ayudarme.
Mi agradecimiento, total a Carmen Shelly Larraondo, descendiente de Luís Shelly Soler, por su interés, ilusión y colaboración total.
Agradezco, así mismo, a Elisabeth García Shelly, descendiente de Carlos Shelly Soler, quien desde México ha realizado diversas aportaciones documentales.


Compartir:  
EN ESTE CAPÍTULO:
Los Shelly Soler

CAPÍTULO ANTERIOR:
Los Shelly Correa

SIGUIENTE CAPÍTULO:
Los Shelly Larraondo

Añade aqui tu comentario sobre Josefina Shelly Soler
Usar el email: info@shelly.es, para facilitar cualquier información adicional. Gracias