CAPÍTULO 6 : RELATO 11 Los Shelly Correa Luís Shelly Correa

¿Quién fue Luís Shelly Correa?
Luis Shelly Correa y su mujer Manuela Soler Borges. En medio su hija Josefina. -- Manuela Soler Borges y su marido Luís Shelly Correa. -- Imagenes relacionadas con la vida de Luís Shelly Correa.
Fuentes:  Álbum de la Tía, Mª del Carmen Shelly Larraondo.   Álbum familiar de Carolina Correa de Sotomayor.     

“No cruzaréis la alta estepa de Castilla sin encontrar gentes que os hablen de Ultramar.”

Antonio Machado.

LLuís Shelly Correa, abuelo de Mami, nació en Alicante, el 15 de mayo de 1868, y falleció en Huesca, el 8 de enero de 1915, a los 47 años. Su vida transcurrió por diversas localidades españolas, cubanas y portorriqueñas. Como se explicará en el relato 1 del capítulo 7, fue en Puerto Rico el lugar donde se casó y en el nacieron sus dos hijos varones. Años más tarde, ya en España de nuevo, Barcelona sería la ciudad en la que nacerían sus dos hijas.

Árbol Genealógico de Luís Shelly Correa.
Fuente: Investigación interna, www.myheritage.es
Ampliar imagen

Al igual que la mayor parte de sus hermanos, Luis Shelly Correa fue bautizado en la catedral alicantina de San Nicolás de Bari. En su acta bautismal, además del nombre de sus padres, consta el de sus abuelos. Por parte paterna, se nombra al coronel de infantería Edmundo Shelly MacCarthy y Teresa Calpena Torregrosa. Por línea materna, se cita a su abuelo Alfonso Correa Sotomayor, marqués de Mos y, a su vez, conde de San Bernardo y senador del Reino.

En el documento bautismal se señala que sus padrinos fueron los marqueses de la Vega y Armijo, citados como “naturales” dado que el marqués era primo carnal de la madre del bautizado, Carolina Correa Sotomayor. Se nombra, también, como padrino, a José Joaquín Llorens y Bayer, marqués de Córdoba. Así mismo, se dice que el alférez Manuel Seco Shelly, sobrino y ayudante del padre del bautizado, actuó como padrino, en sustitución de la marquesa de Barcelona. Finalmente, consta como madrina, Teresa Shelly Fernández de Córdoba, hermanastra del bautizado por parte de padre.

Por último, en el acta bautismal de Luis Shelly Correa puede leerse que los testigos del acto fueron Mariano Mingot y Enriqueta Shelly Calpena, cuñado y hermana, respectivamente, del padre de Luis Shelly Correa.

<b>1)</b> Luís Shelly Correa y su esposa Manuela Soler Borges.
1) Luís Shelly Correa y su esposa Manuela Soler Borges.
<b>2)</b> Puerta principal de la Iglesia de San Nicolás de Bari, en Alicante, donde fue bautizado Luís Shelly Correa.
2) Puerta principal de la Iglesia de San Nicolás de Bari, en Alicante, donde fue bautizado Luís Shelly Correa.
<b>3)</b> Luis Shelly Correa y su mujer Manuela Soler Borges. En medio su hija Josefina.
3) Luis Shelly Correa y su mujer Manuela Soler Borges. En medio su hija Josefina.


Fuentes:   1) Fotos de Carmen Shelly Larraondo.   2) Alicante Vivo.   3) Álbum de la Tía, Mª del Carmen Shelly Larraondo.     

La copia de la partida de bautizo de Luis Shelly Correa, documento familiar del que disponemos, fue expedida medio año después de su fallecimiento, en junio de 1915. Ello hace suponer que fue solicitada por su mujer, Manuela Soler Borges, para realizar algún trámite administrativo relacionado con su defunción.

Partida de nacimiento de Luís Shelly Correa, abuelo paterno de Mami.
Ver en formato PDF
Fuente:  Susana Vilallonga Shelly.     
Sello de una peseta
Don Pedro Roselló Ribas, Presbítero, Licenciado en Derecho Canónico, Capellán Primero del cuerpo Eclesiástico del Ejercito, Jefe del Archivo, Negociado cuarto del Vicariato General Castrense:
Certifico: Que en el libro de Bautismos volumen nuero mil novecientos trece (1913) el folio diez (10) suelto se halla inscrita la siguiente Partida, que copiada literalmente, dice:
En la ciudad de Alicante, provincia de ídem, obispado de Orihuela, día diecisiete de Mayo de mil ochocientos sesenta y ocho, en la parroquia de San Nicolás, Insigne Iglesia Colegial d la misma, yo, Don Eduardo Navarro y Corona, presbítero, ¿??? Párroco del Castillo de Santa Bárbara en esta plaza de ¿???? Parochi; bauticé solemnemente a un niño, que nació el día quince de dicho mes y año, entre diez y once de la noche, hijo legítimo del Brigadier Don Tomás Shelly, Gobernador Militar de la provincia, natural de esta misma ciudad, y de la Excma. Sra. Dña. Carolina Correa, natural de Oporto, siendo sus abuelos paternos Don Edmundo Shelly MacCarthy, Coronel de Infantería y Doña Teresa Calpena, ambos de esta ciudad; y los maternos, el Excmo. Seños Marqués de Mos, Conde de San Bernardo y Senador del Reino, natural del Real Sitio del Escorial. Se le puso por nombre Luís, Antonio, Isidro. Fueron padrinos los Excms. Sres. Marqueses de la Vega y Armijo, naturales, el Marqués de Córdoba y la marquesa de Barcelona, y en su representación el Caballero Alférez Manuel Seco Shelly, Ayudante del prenominado Brigadier Gobernador, y la Srta. Teresa Shelly soltera, a quienes advertí del parentesco y su obligación; testigos Don Mariano Mingot y Doña Enriqueta Shelly, consortes. Y para que conste extendí y autorizo lo anterior partida en el libro de bautismos de esta Jurisdicción Castrense.

Mediante fecha ut supra. - Eduardo navarro = Rubricado.
Concuerda con el original de referencia.
Para que conste expido la presente que firmo y sello en Madrid, a uno de Junio de mil novecientos quince
Lic. Pedro Roselló
(Sello del Vicariato General).

La vida de Luis Shelly Correa, abuelo de Mami, se desarrolló al hilo de los destinos militares paternos. Vino al mundo el mismo año en que su padre, Tomás Shelly Calpena, en aquel momento gobernador militar de Alicante, fue nombrado Mariscal de campo. Su primer año de vida se desarrolló en un agitado contexto socio-político en el que, tras la revolución conocida por la Gloriosa, la reina Isabel II tuvo que exiliarse iniciándose el periodo histórico del Sexenio Democrático.

Los siguientes diez años de vida de Luis Shelly Correa se repartieron entre Alicante, Albacete, Vigo, Pontevedra, Lugo, Madrid y León. Ciudades, todas ellas, en las que su padre fue destinado para ocupar el cargo de gobernador civil y/o militar.

Los datos localizados, relacionados con los centros escolares a los que asistieron de los hermanos Shelly & Correa, muestran que el desplazamiento paterno implicaba a todo el núcleo familiar y se realizaba, con independencia, de la fecha del curso escolar. El nombre de Luís Shelly Correa aparece en los registros de dos Institutos de Segunda Enseñanza Elemental. Figura en la “Memoria del Instituto de San Isidro de Madrid. Curso1878/79”, uno de los institutos más antiguo de Madrid, por cuyas aulas han pasado, entre otros, Antonio Machado, Jacinto Benavente, Camilo José Cela, Vicente Aleixandre, o Pedro Salinas. Así mismo, aparece en un listado del Instituto Provincial de León; centro en el que aparece como alumno trasladado al mismo, durante el curso 1878/79, proveniente y matriculado en el San Isidro de Madrid.

Luís Shelly Correa fue alumno de Segunda Enseñanza Elemental del Instituto Provincial de León.
Fuente:  Memoria del Instituto Provincial de León Curso 1878 /1879.     

Tomás Shelly Calpena, padre de Luís Shelly Correa, murió, en Madrid, a finales de 1883. Unos años antes, al menos dos de sus hijos, Alfonso y Luís, ya vivían en Cuba. Los datos localizados señalan que Luís, al terminar sus estudios, en el Instituto Provincial de León, partió hacia dicha isla. Debía tener entre diez y once años de edad.

Durante el siglo XIX, emigrar hacia los territorios de Ultramar no era una rareza entre los europeos. En España, las facilidades para emigrar que ofreció la Real Cédula de Gracias de 1815 y un Decreto de 1862, abocaron a unos cuatro millones de personas a cruzar el Atlántico. Un alto porcentaje de la población española emigrada era menor de edad, estimándose que el 50% tenía entre diez y diecinueve años.

Una parte muy importante de los que emigraban huían de la pobreza y buscaban una fortuna que, tan solo, alcanzaban unos pocos conocidos con el apelativo de indianos. Un sector minoritario, hijos de comerciantes y empresarios, partía con la intención, previamente planificada, de expandir el negocio familiar e incrementar su fortuna. Así mismo, otra parte importante de la población, viajaba para huir del larguísimo servicio militar prescrito en España. Cuba fue el destino de muchos de los emigrantes españoles y, con toda probabilidad, Luis Shelly Correa lo hizo, fundamentalmente, para librarse del servicio militar y, a su vez, iniciar su carrera profesional en la Administración de Hacienda.

En el siglo XIX, considerando los años de servicio activo y los de reserva, la duración del servicio militar, en España, oscilaba entre los seis y los doce años. Un periodo de tiempo tan largo, además de comportar una brecha para encauzar la vida personal y profesional, implicaba, con bastante probabilidad, tener que ir a la guerra, con las consecuencias que de ello pudieran derivarse. Pese a las duras medidas tomadas por las autoridades, muchos reclutas desertaban y, para evitarse problemas con la justicia, emigraban hacia territorios de ultramar. Era tan alto el porcentaje de prófugos que tomaban esta opción, que, en 1846, un Decreto prohibió expedir pasaportes a los hombres de entre dieciséis y veinticinco años de edad. Muchas familias, especialmente las más pudientes, con la finalidad de librar a sus hijos del servicio militar, optaron por planificar y organizar su emigración a edades bien tempranas. Todo ello explica, en parte, porque muchos de los que emigraban hacia ultramar eran, prácticamente, unos niños.

Librarse del servicio militar fue, con casi toda seguridad, una de las principales causas determinantes de que un jovencísimo Luis Shelly Correa partiera hacia Cuba. La familia Shelly & Correa conocía bien el horror asociado a las guerras. El padre, Tomás Shelly Calpena, militar de alta graduación, había participado en las guerras carlistas y en la primera guerra de África. Así mismo, los datos, no demostrados, apuntan a que Tomás, el hijo mayor de la familia, también militar, sufrió algún percance importante durante la guerra de los Diez años de Cuba.

La hipótesis de su marcha, por motivos relacionados con el servicio militar, queda reforzada por una información contenida en el álbum de recuerdos maternos. Así, Carolina Correa, madre de Luis, recortó y pegó, en el mencionado álbum, una nota de periódico relacionado con la exención del servicio militar. De fuente y fecha no identificadas, en la misma se habla de que los españoles, residentes en las colonias de Ultramar, alistados a los Cuerpos de Voluntarios Coloniales, quedaban exentos de cumplirlo a su regreso a España. Si su madre recortó y pegó dicha noticia fue, sin duda alguna y al igual que hacía con todas las demás noticias contenidas en su álbum de recuerdos, porque representaba algo importante para ella. Con altísima probabilidad, la dispensa de que sus hijos menores hicieran un largo servicio militar en España, no exento de tener que participar en alguna guerra. Una opción que, a su vez, no solo no perturbaba el desarrollo de sus vidas, sino que, además, les ofrecía nuevas posibilidades profesionales y, así mismo, facilitaba su entrada a un puesto en la Administración pública.

Noticia sobre la dispensa del servicio militar, de fuente y fecha desconocidas.
Fuente:  Álbum familiar de Carolina Correa de Sotomayor.     
Noticia importante

Los diputados de nuestro partido han presentado una enmienda a la Ley de reemplazos del Ejército, que ha sido admitida.
Los peninsulares que lleven un año de servicio en los cuerpos de voluntarios de esta isla, quedarán por dicha enmienda completamente libres del servicio obligatorio en el Ejército, siempre y cuando permanezcan alistados seis años consecutivos en los referidos cuerpos.
Reciban nuestra más cordial enhorabuena aquellos jóvenes a quienes comprende tan importante beneficio.


Se desconoce la fecha exacta en que Luis Shelly Correa se afincó en Cuba. Como ya se ha comentado, se sabe que en 1879, vivía en León y cursaba estudios en el instituto de dicha localidad. También se conoce que, tres años más tarde, en 1882, ocupaba la plaza de escribiente en la Sección de Recaudación de la Administración Subalterna de Nuevitas, ciudad del centro oriental de Cuba. Así pues, el abuelo de Mami, antes de cumplir los 16 años, determinados por la ley para poder emigrar y librarse de hacer el servicio militar, vivía en Cuba y trabajaba para la Administración española.

Entre los años 1882 y 1888, Luis Shelly Correa vivió, con toda seguridad, en Cuba. Puede, sin embargo, que lo hiciese un par de años antes sin que se tenga constancia que pueda demostrarlo. En 1888 abandonó la isla para trasladarse a la de Puerto Rico.

Poco antes de la llegada a Cuba de Luis Shelly Correa había finalizado la primera de las guerras de independencia cubanas contra las fuerzas coloniales españolas, la llamada guerra de los Diez Años o del 68 (1868-1878). Un año más tarde, llegaría la llamada guerra Chiquita (1879-1880), y, años después, la denominada guerra de la Independencia de Cuba (1895-1898), en la que se perdería, definitivamente, la soberanía española sobre la isla. Luis vivió en Cuba parte de los años comprendidos entre la segunda y la tercera guerras de independencia; una etapa, conocida con el sobrenombre de “entreguerras”. Fue un periodo en el que, en un contexto económico muy depauperado, rebrotó, fuertemente, el espíritu anticolonial e independentista, ante una España que incumplía, reiteradamente, sus promesas de reformas comerciales, económicas, políticas y sociales.

Desde el inicio de la colonización, la Corona española había creado un sistema político-administrativo para velar por sus propios intereses económicos, controlando y administrando los coloniales. Con dicho propósito se crearon diversas instituciones. Algunas, como la Casa de Contratación y el Consejo de Indias, tenían su sede en la península. Otras, como los Virreinatos, la Real Audiencia y los Cabildos, se ubicaban en los propios territorios coloniales.

La inestabilidad y los cambios de la política española en materia colonial se acompañaron, años más tarde, de una continuada creación y disolución de organismos de control colonial, originándose, en muchos casos, una competencia funcional entre ellos. Así, en la Cuba del siglo XVIII, se crearon las Intendencias. Éstas eran unas entidades responsables de la recaudación, resguardo, control y distribución de todos los ingresos y gastos de la isla. Creadas con la finalidad de incrementar el control hacendístico, Luis Shelly Correa ocupó diversos puestos en dicha organización administrativa.

Cuba, desde el inicio de la colonización, formó parte del virreinato de Nueva España. Dada su gran extensión territorial, los Virreinatos se dividían, políticamente, en Gobernaciones Generales y en Capitanías Generales. Cuba, fue siempre una Capitanía General y sus máximas autoridades eran el Gobernador General y el Capitán General. Dichos cargos, a lo largo del siglo XIX, fueron aglutinándose, de manera que, cuando Luis Shelly Correa vivió en la isla, las responsabilidades propias del Gobernador habían sido asumidas por el Capitán General, que, anteriormente, solo ostentaba el poder militar. Así mismo, la creación de las Intendencias entró en clara competencia de funciones con la Capitanía General. En Cuba, la primera intendencia que se creó fue la de La Habana y, tras ella, la de Puerto Príncipe y Santiago de Cuba.

La hoja de servicios de Luis Shelly Correa, en la administración pública, permite ver cómo, en Cuba y, posteriormente, en Puerto Rico, fue ocupando diversas plazas en la Intendencia. Dicha entidad se estructuraba en tres ámbitos: la Administración General, la Contaduría General y la Tesorería General. El Intendente General era el responsable máximo de todas ellas y tenía facultad de modificar normativas y nombrar a sus empleados.

Luis Shelly Correa formó parte de la Contaduría General, más en concreto de la sección de Administraciones locales de Rentas y Aduanas, encargada de la recaudación de ingresos y administración de los gastos públicos. Unos años más tarde, formó, también, parte de la Tesorería General, responsable de custodiar los caudales de entradas y salidas de dinero hacia España.

Luis Shelly Correa, abuelo de Mami, prestó servicios en la Intendencia de Cuba durante casi siete años, desde 1882 hasta 1889. Con catorce años, inició su carrera funcionarial, como escribiente en la Sección de Recaudación de la Administración de Hacienda de la localidad de Nuevitas. Posteriormente, pasó a ocupar una plaza en La Habana y, más tarde, lo hizo en Santiago de Cuba, como oficial quinto. En marzo de 1889, dejó la isla para ocupar una plaza de la Administración Local de Rentas y Aduanas en la localidad de Humacao, en Puerto Rico. Allí fue ascendiendo hasta llegar a ocupar el puesto de Tesorero General de la isla de Puerto Rico.

Puestos ocupados en la Intendencia de Cuba por Luís Shelly Correa (1882-1888).
Fuente:  PARES. Portal de archivos españoles.     
Periodo Localidad Cargo
27 abril 1882
1 mayo 1882
Nuevitas Escribiente de la Sección de Recaudación de la Administración subalterna de Nuevitas. Nombrado por la Dirección General de Hacienda de Cuba
31 enero 1883 Nuevitas Cesante por reformas
27 marzo 1883
1 abril 1883
Nuevitas Aduanero de la Sección de Resguardo. Nombrado por la Dirección General de Hacienda de Cuba.
20 Junio 1885 La Habana Trasladado a la Sección de La Habana. . Nombrado por la Intendencia General de Hacienda de Cuba.
29 septiembre 1887 La Habana Cesante por reformas
28 febrero 1888
15 marzo 1888
Santiago de Cuba Recaudador de la Administración General de Hacienda de Santiago de Cuba. Nombrado Oficial 5º por Real Orden
3 julio 1888 Santiago de Cuba Cesante por reformas
3 julio 1888
27 marzo 1889
Santiago de Cuba Recaudador de la Administración General de Hacienda de Santiago de Cuba. Nombrado Oficial 5º por Real Orden.

Sellos relacionados con los puestos ocupados en la Intendencia de Cuba por Luís Shelly Correa.
Fuente: Álbum familiar de Carolina Correa de Sotomayor.
Ampliar imagen

En España, hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XIX, en un contexto de múltiples cambios políticos y de importantes problemas económicos coloniales, existía un importante vacío normativo en la carrera administrativa. La entrada de Luis Shelly Correa, en la Intendencia de Cuba, se hizo en una etapa en la que ya se habían promulgado diversos decretos para paliar la arbitrariedad en los nombramientos, la tipología de categorías, las irregularidades en los ascensos, la concesión de traslados y de sobresueldos. Pese a los decretos regulativos, las brechas legislativas seguían permitiendo una amplia discrecionalidad en la asignación de puestos y éstos solían ocuparse con personas de “confianza” del gobierno de turno.

En el caso de las provincias de Ultramar el acceso a los puestos de la Administración era mucho más turbio. Solía responder a combinaciones arbitrarias que ponían en juego un sistema de turnos, con criterios de antigüedad, de designación por parte del Gobierno y de consideración de la procedencia peninsular o ultramarina del aspirante. Así mismo, en las zonas coloniales, al sueldo establecido en los decretos se le añadía un sobresueldo que era variable en función del destino y estaba decidido por el Gobernador General del lugar. Pese a ello, tanto en la zona peninsular como en la colonial era normativo entrar en la carrera administrativa ocupando la categoría más inferior, estar en posesión de un título académico, tener buena conducta y demostrar aptitud para el cargo.

Se desconoce las circunstancias concretas que permitieron al jovencísimo Luis Shelly Correa, ingresar en la administración de la Contaduría General de Cuba. Como ya se ha comentado, su primer destino fue en la localidad de Nuevitas. Cabe recordar que, por aquel entonces, su hermano Alfonso ocupaba un cargo en la Intendencia de Cuba y estaba destinado a dicha localidad. Lo que es innegable es que Luis reunía las condiciones exigidas para optar, como era preceptivo, a una plaza de oficial quinto.

Existe un documento notarial, fechado a 30 de noviembre de 1887, en el que se certifican los estudios de Luis Shelly Correa. Está expedido en La Habana, a 3 de octubre de 1887, y en el mismo, el notario da fe de que tenía aprobadas las materias de aritmética y algebra, contabilidad mercantil y geografía estadística, historia de España, administración y economía política. El certificado de estudios fue expedido por el Instituto oficial San Rafael. Dicho instituto, ubicado en Cuba, estaba dirigido por Francisco Manuel Casado, profesor de Instrucción Primaria Elemental y Superior, sin que haya sido posible encontrar ningún dato sobre el mismo.

La demanda del acta notarial que certifica los estudios de Luis Shelly Correa fue gestionada por su hermano Alfonso. Curiosamente, en la misma se dice que éste último era natural de Madrid, algo que, como se ha visto en el relato sobre su persona, contradice el censo de la ciudad de Segovia en el que se dice que Alfonso Shelly Correa era natural de Granada. Por otro lado, también, por dicha acta notarial, se sabe que ambos hermanos vivían en distintas casas cuando residían en La Habana; Alfonso tenía su residencia en la calle Teniente del Rey núm. 19, del barrio de Santa Clara, y Luis, muy cerca, en la calle San Ignacio núm. 70

Documento notarial dando fe de un certificado académico de Luís Shelly Correa.
Ver en formato PDF
Fuente:  PARES. Portal de archivos españoles      
………….Don Manuel Sánchez Segovia, notario público de la Real Hacienda del territorio de esta Audiencia con fija residencia en esta capital: Doy fe: que el Sr. D. Alfonso Shelly Correa natural de Madrid, de veinte y cinco años, soltero, empleado y vecino de la Calle del teniente Rey número diez y nueve provisto de su cédula de quinta clase numero setecientos cinco expedida en veinte y dos del actual por la Alcaldía de Barrio de Santa Clara, me entrega una certificación expedida en papel del sello onceno a favor de su hermano D. Luís de sus mismos apellido; a objeto de que le dé testimonio por exhibición de ella y en consecuencia procedo a verificarlo siendo el texto literal de dicho documento el siguiente:
Don Francisco Manuel Casado Bachiller, Profesor de Instrucción Primaria elemental y superior, miembro de varias asociaciones científicas, Profesor de Idiomas y Director propietario del Colegio de primaria y segunda enseñanza incorporado al Instituto Oficial titulado San Rafael.- Certifico: que D. Luís Shelly Correa natural de Alicante y de veinte y un años de edad y vecino de la calle de San Ignacio número setenta ha cursado y aprobado ante el tribunal respectivo de este establecimiento con notable aprovechamiento las asignaturas de Aritmética y Algebra, Contabilidad Mercantil, Geografía, Estadística, Historia de España y Nociones de Administración y Economía política, habiéndose hecho notar por su vocación a estas asignaturas y constancia en el cumplimiento de sus deberes escolares. Y a requerimiento del interesado expido la presente firmada y sellada en La Habana a tres de octubre de mil ochocientos ochenta y siete. ……
Se halla un sello que dice: San Rafael – Colegio de primera y segunda enseñanza – Director F.M Casado.
Es conforme a su original que sellado …………………. sigue todo el procedimiento administrativo notarial.

La primera plaza que ocupó Luis Shelly Correa, por nombramiento de la Dirección General de Hacienda de Cuba, fue de escribiente en la localidad de Nuevitas, a mediados de 1882. Tal y como se ha comentado en el relato de Alfonso Shelly Correa, hermano de Luis, dicha localidad era un núcleo comercial importante en el mercado de la azúcar y contaba con una aduana, un puerto de cabotaje y una estación de ferrocarril.

Fotografías enviadas por Luís Shelly Correa, a su madre, desde Nuevitas (Cuba).
Fuente:  Álbum familiar de Carolina Correa Sotomayor.     
Vista de Nuevitas, desde la Playa. Fotografía mandada por Luís Shelly Correa, entre 1882 y 1888.
Vista de Nuevitas, desde la Playa. Fotografía mandada por Luís Shelly Correa, entre 1882 y 1888.
Localidad de Nuevitas. Fotografía mandada por Luís Shelly Correa, entre 1882 y 1888.
Localidad de Nuevitas. Fotografía mandada por Luís Shelly Correa, entre 1882 y 1888.

En junio de 1885, Luis Shelly Correa dejó su puesto de aduanero, en la Sección de Resguardo de la Dirección General de Hacienda de Nuevitas, para ocupar un nuevo puesto en la ciudad de La Habana. En esta ocasión fue nombrado por la Intendencia General de Hacienda de Cuba y permaneció en dicho destino hasta finales del año 1887.

El puerto de La Habana era el único que siempre había estado autorizado para el comercio legal y directo con España. A finales del siglo XVI, junto al mismo, se construyó el primer edificio de la Real Aduana de La Habana, una de las principales instituciones administrativas de la ciudad. Siglos más tarde, se construyó un nuevo edificio para albergar dicha institución, en el espacio ocupado por el antiguo edificio del Tribunal de Cuentas y, posteriormente, se construyó un nuevo edificio, el de la Intendencia General de Hacienda. Fue en este último, reformado a principios del siglo XIX y, actualmente, inexistente, en el que trabajó Luis Shelly Correa.

<b>1)</b> Estación del ferrocarril de Nuevitas a principios del siglo XX.
1) Estación del ferrocarril de Nuevitas a principios del siglo XX.
<b>2)</b> Aduana de la Habana -Isla de Cuba pintoresca- 1839. Litografía de Frederic Mialhe. University of Miami. Library. Cuban Heritage Collection.
2) Aduana de la Habana -Isla de Cuba pintoresca- 1839. Litografía de Frederic Mialhe. University of Miami. Library. Cuban Heritage Collection.


Fuentes:   1) Pinterest.   2) University of Miami. Library.     

En el relato de Alfonso Shelly Correa, hermano de Luis, se ha mostrado un dibujo perteneciente al álbum familiar, firmado, presuntamente, por Alfonso y correspondiente al muelle Vicente Rodríguez de la localidad de Nuevitas. Llama la atención que, superpuesto al mismo, en el margen izquierdo, hay dos pequeños gravados. El del margen inferior, corresponde a la conocida “Fuente de la India o de la Noble Habana”, ubicada en el corazón de dicha ciudad. El gravado del margen superior representa una escena de campo, muy propia de la zona de Santiago de Cuba. El conjunto de las tres imágenes permite pensar que la madre de Luis y Alfonso, autora del álbum, reunió en una sola imagen tres momentos de la vida de sus hijos en Cuba. Así, cada una de las imágenes puede asociarse a una de las localidades en las que trabajó y vivió Luis Shelly Correa: el muelle de Vicente Rodríguez con la localidad de Nuevitas, la fuente de la India con la ciudad de La Habana, y la escena de campo con la localidad de Santiago de Cuba.

Luis Shelly Correa trabajó y vivió en la Habana. En dicha ciudad se encuentra la Fuente de la India Habana representada en uno de los gravados mencionados. Dicha fuente, construida en 1837, es una estatua coronada por la figura de la mítica india de nombre Habana. Hace referencia a la esposa del cacique Habaguanex, regente de la zona antes de la llegada de Colón y los españoles. La leyenda cuenta que cuando desembarcaron en el actual puerto de La Habana, una india, sentada sobre una gran roca, los observaba. Al acercarse a ella, gesticulando con sus manos, les dibujó la bahía y pronunció la palabra “habana”.

<b>1)</b> Vista panorámica de la ciudad y puerto de La Habana en Cuba, 1870.
1) Vista panorámica de la ciudad y puerto de La Habana en Cuba, 1870.
<b>2)</b> Fuente de La Noble Habana o de la India dibujada, presuntamente, por Luis Shelly Correa, entre 1885 y 1887.
2) Fuente de La Noble Habana o de la India dibujada, presuntamente, por Luis Shelly Correa, entre 1885 y 1887.


Fuentes:   1) Todocoleccion.   2) Álbum familiar de Carolina Correa Sotomayor.     

Figura actual de la fuente de la India Habana, en Cuba.
Fuente:  La Jiribilla revista digital de cultura cubana.     

La efigie de la fuente de la india Habana, lleva en su mano derecha el escudo de la ciudad en el que se visualizan tres torres, símbolo de las primeras fortalezas que existieron en la misma. En su mano izquierda sostiene una cornucopia con frutas criollas rematadas por una piña. Su cabeza está coronada por un turbante de plumas. En la base de la efigie hay cuatro delfines de cuyas bocas, antiguamente, emanaban chorros de agua.

A principios de 1888, Luis Shelly Correa dejó la ciudad de La Habana. Lo hizo para ocupar una plaza de Oficial quinto, como recaudador en la Administración Principal de Hacienda de la localidad de Santiago de Cuba. Dicha ciudad situada al este de la isla, prácticamente, en el lado opuesto a La Habana, era el centro económico más activo de la zona. El abuelo de Mami tomó posesión de dicha plaza el 28 de febrero de 1888 y justo un año después, el 27 marzo 1889, dejaría su puesto, para ocupar una nueva plaza en la vecina isla de Puerto Rico.

En el nombramiento oficial de Luis Shelly Correa consta que, al ocupar la plaza de Santiago de Cuba, pasó a tener un sueldo base anual de 300 pesetas y un sobresueldo de 600 pesetas. Cabe recordar, que el sueldo de los funcionarios estaba regulado por Decreto ley y era el mismo para los peninsulares y los coloniales. Por el contrario, el sobresueldo, era superior en los puestos coloniales y dependía de la decisión del Gobernador General.

Nombramiento de Luis Shelly Correa para la plaza de Oficial 5º de la Administración Principal de Hacienda de Santiago de Cuba, el 13 de abril de 1888.
Ver la transcripción
Ver en formato PDF
Fuente:  PARES. Portal de archivos españoles.     
Nombramiento de Luis Shelly Correa para la plaza de Oficial 5º de la Administración Principal de Hacienda de Santiago de Cuba, el 13 de abril de 1888.
Transcripción

Eximo Sr.
Vacante la plaza de oficial 5º Recaudador de la Administración de la Intendencia de Hacienda de Santiago de Cuba, dotada con el sueldo anual de trescientas pesetas y seiscientas de sobresueldo, por salida a otro destino de Don Víctor Simonito de que por separado se da cuenta, de conformidad con la propuesta de la Intendencia general de Hacienda, he tenido a bien nombrar para ocuparla a Don Luis Shelly Correa que reúne condiciones al efecto.
Lo que tengo el honor de comunicar a usted por si se digna confirmar este nombramiento.
Dios guarde a usted muchos años.
Habana, febrero 23 de 1888
Eximo Sr. Ministro de Ultramar.

Página 1
Página 1
Página 2
Página 2
Página 3
Página 3

En la hoja de servicios, de Luis Shelly Correa, aparece, en diversas ocasiones, el concepto de cesante. Hace alusión a un funcionario que, destituido en su puesto de la administración pública, es substituido por otro funcionario pero mantiene su salario. La cesantía constituyó una lacra de la administración española durante el siglo XIX. Fue un estigma dado que, en un contexto político tan sumamente cambiante, si un funcionario era afín o simpatizante de un determinado partido, era cesado cuando el partido contrario llegaba al poder y, en un nuevo cambio de gobierno, la operación se repetía, en sentido contrario; todo ello manteniendo el sueldo.

Edificio de la Aduana Santiago de Cuba en 1800. Probablemente, donde trabajó Luis Shelly Correa.
Fuente: Ecured.
Ampliar imagen

Cuando el abuelo de Mami abandonó La Habana para ocupar su puesto en Santiago de Cuba, la ciudad, tras años de decadencia, vivía un reflorecimiento económico. A principios del siglo XVI, el territorio santiaguero dicha la zona y era obligatoria su fundición, peso y pago de impuestos en la localidad santiagueña. El oro convirtió a Santiago de Cuba en el puerto más importante de la isla y la ciudad fue sede de la Real Hacienda de Cuba, poseyendo un sistema arancelario aduanero.

Con los años, la escasez de oro y el lanzamiento de otros puertos, como el de La Habana, desencadenaron una importante crisis en la zona de Santiago de Cuba. La zona, decadente y aislada económicamente del resto de la isla, pasó a ser el reino del contrabando y la burla al fisco, tomando, progresivamente, importancia el tráfico de esclavos, plata, ganado, y productos agrícolas. No fue hasta mediados del siglo XIX, cuando Santiago de Cuba, incrementó, notablemente, su producción agrícola y ganadera, pasando a ser, de nuevo, la capital más importante de la zona oriental y su puerto, un centro comercial neurálgico.

Posesión de Luis Shelly Correa como Oficial quinto de la Administración Principal de Hacienda de Santiago de Cuba,15 de Mayo de 1888.
Ver la transcripción
Ver en formato PDF
Fuente:  PARES. Portal de archivos españoles.     
Posesión de Luis Shelly Correa como Oficial quinto de la Administración Principal de Hacienda de Santiago de Cuba,15 de Mayo de 1888.
Transcripción

Eximo Sr.
D. Luis Shelly Correa nombrado interinamente en veintiocho de febrero último oficial 5º Recaudador de la Aduana Principal de Hacienda de Santiago de cuba, tomó posesión el trece de marzo siguiente siendo confirmado en dicho destino por Real orden de 13 de abril próximo pasado. Lo que tengo el honor de comunicar a usted para su conocimiento. Dios guarde a usted muchos años.
Habana Mayo 15 de 1888
Eximo. Sr Ministro de Ultramar.

Página 1
Página 1
Página 2
Página 2

Siguiendo su afición artística, Luis Shelly Correa dibujó, en acuarela, una escena de campo en la que puede verse una mujer con un haz a sus espaldas, posiblemente de caña de azúcar o de arroz, y una niña. La escena, muy probablemente, corresponde a la zona de Santiago de Cuba, a tenor de su colocación en el álbum familiar.

Por otro lado, en el álbum familiar existe un pequeño dibujo de otra escena de campo en un contexto muy distinto, que hace pensar en una zona agrícola de los alrededores de La Habana. Si posición en el álbum apunta que fue enviado por Luis Shelly Correa.

Acuarela de una escena de campo realizada, en 1887, muy probablemente, por Luis Shelly Correa cuando estaba en la localidad de Santiago de Cuba.
Acuarela de una escena de campo realizada, en 1887, muy probablemente, por Luis Shelly Correa cuando estaba en la localidad de Santiago de Cuba.
Dibujo de una escena de campo, muy probablemente, de la zona de los alrededores de La Habana.
Dibujo de una escena de campo, muy probablemente, de la zona de los alrededores de La Habana.


Fuente:   Álbum familiar de Carolina Correa de Sotomayor.     

Luis Shelly Correa, a lo largo de su vida, tuvo problemas de salud. En su expediente personal consta que, en distintos momentos de su carrera funcionarial, pidió varias licencias por enfermedad. En todas ellas aparece su demanda de regresar a España para tratar sus problemas hepáticos. La primera licencia de la que se tiene constancia está solicitada cuando ocupaba la plaza en Santiago de Cuba. Las posteriores las pidió cuando ya estaba destinado en Puerto Rico.

Concesión de un mes de licencia por enfermedad a Luis Shelly Correa, 1889.
Ver la transcripción
Ver en formato PDF
Fuente:  PARES. Portal de archivos españoles.     
Concesión de un mes de licencia por enfermedad a Luis Shelly Correa, 1889.
Transcripción

En cumplimiento de lo prevenido en el artículo 4º del real Decreto de 3 de diciembre de 1886, tengo el honor de comunicar a V.E. que de conformidad con lo propuesto por la Intendencia Principal de Hacienda, he tenido a bien conceder un mes de licencia para esta .., por justificados motivos de falta de salud al Oficial 5º de la Hacienda de Santiago de Cuba, D. Luis Shelly Correa.
Dios guarde a usted muchos años.
Habana 22 de marzo de 1889.

Página 1
Página 1
Página 2
Página 2

Según los datos que constan en su hoja de servicio, Luis Shelly Correa, en marzo de 1889, dejó Santiago de Cuba para trasladarse a la localidad de Humacao, en Puerto Rico. Se desconoce si fue un traslado obligado o a demanda propia. Si bien resulta extraña esta última posibilidad, dado que el salario global anual en Humacao era inferior al de Santiago de Cuba. Varias son las posibilidades hipotéticas que pudieron jugar en dicho traslado. Por un lado, puede que fuese una acción obligada, dado que Cuba, hacia el año 1888, había perdido importancia para la Corona española, que priorizaba el incremento del control hacendístico de Puerto Rico. También, es posible pensar que dadas las circunstancias, en dicho país era mayor la posibilidad de ascender en la escala funcionarial y ello, motivaba las aspiraciones del abuelo de Mami. Por otro lado, puede que la decisión fuera voluntaria e influenciada por los posibles negocios propios y de su hermano Alfonso, puesto que Cuba había sufrido una declinación productiva y económica, mientras que Puerto Rico ofrecía mayores oportunidades. A todo ello cabe recordar que Cuba vivía en un ambiente difícil de entreguerras, en el que emergían, fuertemente, las ideas anticolonialistas e independentistas. Sea como fuese, lo cierto es que Luis Shelly Correa abandonó Cuba y tomo posesión de su nueva plaza en la localidad portorriqueña de Humacao.

Plazas ocupadas por Luis Shelly Correa en Puerto Rico durante el periodo 1889-1898.
Fuente:  PARES. Portal de archivos españoles.     
Periodo Localidad Cargo
Marzo de 1889 Humacao Nombrado oficial quinto de la Administración local de Humacao, por el Ministerio de Ultramar, a propuesta de la Intendencia general.
Mayo de 1890 Humacao Nombrado oficial cuarto de la Administración de la Tesorería general de Hacienda de la isla de Puerto Rico, por el Ministerio de Ultramar.
Mayo de 1891 Humacao Nombrado oficial cuarto “Visitador Investigador de subsidios, dependiente de la Intendencia General de Hacienda.
Enero de 1893 Humacao Nombrado oficial tercero Administrador local de Puertos y Aduanas de Humacao, por el Ministerio de Ultramar.
Junio de 1896 Mayagüez Nombrado oficial Segundo de la Contaduría de la Intervención General de la Administración del Estado, por el Ministerio de Ultramar.
Diciembre de 1896 Mayagüez Nombrado oficial segundo “Visitador de Rentas y Aduanas” por el Ministerio de Ultramar.
Noviembre de 1897 San Juan Nombrado oficial segundo de la Administración de Rentas y Aduanas de San Juan, por el Ministerio de Ultramar.
Agosto ¿? de 1898 San Juan Nombrado Tesorero Central de Hacienda a propuesta del Gobernador General de Puerto Rico.

En el álbum familiar pueden verse diversos números de lotería cubana. El juego de la lotería era todo un acontecimiento en la Cuba del siglo XIX. El primer sorteo de la isla se celebró en Santiago se Cuba, tras su aprobación por el Gobierno de España, en 1812. Los sorteos eran públicos, la tirada era de diez mil números y había un total de 58 premios, con dos premios mayores de diez mil y cinco mil pesos. Para evitar la falsificación de los billetes, éstos tenían diversas marcas y contraseñas. En cada boleto constaba el mes, día, año y número de sorteo al que pertenecía; además, sobre el precio estaba la firma del director de la lotería, una contraseña y el escudo de España. La institución responsable de la lotería era la Intendencia General de Cuba y, posiblemente, al ser Luis Shelly Correa, recaudador de la misma, es muy probable su relación con la celebración de los sorteos. Probablemente, por ello, su madre recogió varios boletos de lotería de Cuba en el citado álbum.

Billetes de lotería de Cuba de los años 1884-1887.
Ver la transcripción
Fuente:  Álbum familiar de Carolina Correa de Sotomayor.     
Billetes de lotería de Cuba de los años 1884-1887.
Transcripción

Billetes de lotería de Cuba de los años 1884-1887. Para evitar su falsificación tenían diferentes marcas y contraseñas. Cada billete tenía el mes, día y año, número de sorteo al que pertenecía. Sobre el precio había la firma del director, una contraseña y el escudo de España.

1884
1884
1887
1887
1887
1887
1887
1887

A tenor de las anécdotas recogidas en el álbum materno, la vida social de Luis Shelly Correa, durante su estancia en Cuba, debió ser intensa. Así, en una de sus fotografías puede verse una corrida en la plaza de toros de la ciudad de La Habana. Se celebró en febrero de 1887, dirigida por un banderillero de la cuadrilla de Mazzantani. Al pie de la fotografía puede leerse que los protagonistas de la corrida eran aficionados del cuerpo de bomberos del comercio de La Habana y que Luis actuó de primer espada.

El mundo de los toros no era ajeno a la familia Shelly, el tío paterno de Luis Shelly Correa, Antonio Eduardo Shelly Calpena, hijo predilecto de la ciudad de Vejer de la Frontera, junto a su esposa María Dolores Castrillón Mera, era el dueño de la ganadería sevillana de la localidad de Cabezas de San Juan. Los toros de Shelly fueron durante décadas muy famosos en todas las plazas taurinas del mundo. Luis Shelly Correa actuó en la corrida de La Habana como primer espada o diestro, es decir como personaje central de la corrida. Excluida esta ocasión, no hay constancia alguna de que el abuelo de Mami participara en otras corridas taurinas. Es de suponer que era un aficionado que se brindó a torear en una corrida benéfica.

Corrida de toros, en La Habana, en la que participó Luis Shelly Correa como primer espada. Año 1887.
Fuente:  Álbum familiar de Carolina Correa de Sotomayor.     

La Habana fue la primera localidad cubana en la que se construyó una plaza de toros. La afición taurina era muy alta en una ciudad en la que vivían los altos cargos militares y políticos españoles, así como, la mayoría de los propietarios de las grandes haciendas de caña y tabaco. El torero Luis Mazzantini, nombrado en la noticia, fue un personaje atípico en el mundo taurino y muy famoso en su época. Abandonó su puesto de secretario de un miembro de la corte de Amadeo de Saboya para dedicarse al mundo de la tauromaquia. Tras triunfar en Madrid, a finales de 1886, embarcó hacia Cuba y alcanzó tal notoriedad que, incluso, dio su nombre a algunas marcas selectas de cigarros. Ya retirado del mundo del toreo, Mazzantini llegó a ser concejal del ayuntamiento de Madrid.

Noticia comentando el gasto asociado a una corrida de toros en La Habana. Año 1887.
Fuente:  Álbum familiar de Carolina Correa de Sotomayor.     
Solo el sr. Pichardo, hombre de negocios por que nada se asusta, hubiera podido realizar el milagro de contratar a Luis Mazzantini para matar toros en La Habana.
El negocio e colosal, puede dar un brillantísimo resultado al empresario y puede ocasionarle perdidas incalculables. Grande es la afición a la fiesta nacional que en La Habana se ha desarrollado, pero grandes son los desembolsos exigidos.
Merece ser conocido el importe de las corridas de a temporada, que son catorce, y véanse los detalles:

Cuadrilla 30,000
Pasajes 3,000
Toros 42,000
Plaza 14,000
Licencia 3,000
Caballos 14,000
Útiles 6,000
Administración 4,000
Total 116,000
De modo y manera que cada corrida cuesta a la empresa muy aproximadamente 8,300 pesos en oro o sean, 18,800 pesos en papel al cambio de esta fecha.
Caro presupuesto es; pero como el espectáculo que se ofrece es de consideración que explica todo género de sacrificios por parte del público es de esperar es que el negocio no resulte desgraciado.
El Sr. Pichardo proporcionará al público habanero y al forastero también, toda clase de comodidades, para lo cual hará contratos especiales…………
De tranvías, ………….

Luis Shelly Correa, al igual que toda su familia, era amante de la música, especialmente de la ópera. En el álbum materno, se recoge una imagen de Gayarre, conocido por el sobrenombre de «senza rivali, le Roi du chant». Se le ve vistiendo el traje del novicio Fernando, el personaje de la ópera La Favorita de Donizetti. La caligrafía del escrito al pie de la imagen da lugar a confusión. De entrada, parece que diga “El célebre Gayarre en la Habanita”, pero en realidad dice “El célebre Gayarre en la Favorita”. Un primer contacto con Oscar Salvoch Muñoz, estudioso del cantante, descartó la posibilidad de un concierto, en Cuba, ofrecido por dicho tenor y apuntó que el dibujo parecía estar realizado a partir de una foto, no inédita, pero muy poco conocida del mismo. El musicólogo Miguel Pérez, también estudioso de Gayarre, nos informó de que la imagen del álbum es una fototipia de principios del siglo XX, propia de las cajas de cerillas que ofrecían pequeños cromos de personajes famosos. Existían diversa series y una de ellas, la 17, era versaba sobre “Declamación y artistas de ópera y zarzuela”. La cajetilla en la que aparece la figura de Gayarre corresponde a la fototipia número 57 de dicha serie 17.

Julián Gayarre vistiendo el traje del novicio Fernando, personaje de la ópera La Favorita. Fototipia sobre una caja de cerillas (núm. 57, serie 17 correspondiente a “Declamación y artistas de ópera y zarzuela”).
Fuente:  Álbum familiar de Carolina Correa de Sotomayor.     

Parece ser que Gayarre no actuó nunca en Cuba. Se sabe, sin embargo, que estuvo muy unido a la isla a través de dos amigos de infancia, de su misma localidad. Apellidados Urroz y Oyarzún, eran dos indianos que, tras enriquecerse con el negocio de chocolates en la villa cubana de Sagua la Grande, no regresaron nunca a su tierra navarresa. Su estrecha relación con Julián Gayarre quedó perpetuada en la marca de uno de sus productos, el llamado chocolate a la Gayarre; un chocolate fabricado “especialmente para personas de paladar delicado”, según rezan las etiquetas.

Etiqueta del chocolate Gayarre.
Fuente:  Genealogia de Inictalope.     

El relato sobre la vida de Luis Shelly Correa continuará, en el capítulo 7, relato 1, hablando de su vida en Puerto Rico y, posteriormente, en España.

Escrito por Rosa María Pujol Vilallonga
Espero que os haya gustado. No os perdáis el siguiente CAPÍTULO...
Agradecimientos de este Capítulo (6)


Todavía no está publicado


Compartir:  
EN ESTE CAPÍTULO:
Los Shelly Correa

CAPÍTULO ANTERIOR:
Los Shelly Calpena

CAPÍTULO INICIAL:
Origen irlandés de la rama familiar Shelly

Añade aqui tu comentario sobre Luís Shelly Correa
Usar el email: info@shelly.es, para facilitar cualquier información adicional. Gracias