CAPÍTULO 4 : RELATO 8 Los Shelly MacCarthy y Comenford Dionisio Shelly MacCarthy

¿Quién fue Dionisio Shelly MacCarthy?
Comida en casa de la familia Apodaca, en La Habana. El de la derecha es Alfonso Shelly Correa. Palacio de Rubalcava en Cudeyo. Estación del ferrocarril en el balneario de Solares en Medio Cudeyo, Cantabria.
Fuentes:  Álbum familiar de Carolina Correa Sotomayor   Wikimedia.org.   Todocoleccion.net     


Dionisio Shelly MacCarthy, según el Nobiliario Alicantino, nació en Alicante en el año 1799. Según la misma fuente, se casó, en 1832, en La Habana, con Dolores de Ruvalcaba y González de Alzola, sin que conste descendencia alguna de este matrimonio. Datos todos ellos que coinciden con el de otras fuentes familiares de información.

Los datos anteriores sobre el nacimiento de Dionisio no coinciden con los localizados en el Archivo Diocesano de Orihuela. En el acta bautismal de dicho archivo consta que nació dos años más tarde, en el 1801. Dicha acta contiene el nombre correcto de sus padres, de sus abuelos paternos y de los maternos, además del nombre de sus padrinos.

Registro del Bautismo de Dionisio Shelly MacCarthy.
Ver la transcripción
Ver en formato PDF
Fuente:  Archivo Histórico Diocesano de Orihuela.     
Registro del Bautismo de Dionisio Shelly MacCarthy.
Transcripción

En la ciudad de Alicante a diez de octubre de mil ochocientos y uno el Rdo. D. Tomás Sánchez Cura Propio de esta Colegial Insigne de ella, bauticé y puse los SS óleos según el rito de N.S.M. Iglesia a Dionisio Francisco, hijo de D. Cornelio Shelly, comerciante de edad de cincuenta y seis años, y de Dª María MacCarthy consorte de cuarenta, naturales de Kilkenny y Waterford en Irlanda y feligreses de esta. Abuelos paternos D. Tomás y Dª Juana O’Ryan. Maternos D. Félix y Dª María O’Herm. Nació en cuatro de los corrientes a las seis de la mañana. Padrinos Don ¿?? Teniente coronel en el Regimiento de Ibernia y en su nombre D. Pedro ¿? Beleta y Dª María Verecruysse Donella, a quienes advertí el Parentesco Espiritual y su obligación.
Por muerte del Cura D. Tomás Sánchez.
Rdo. D. José Sanmartín.

Transcripción.
Transcripción.
Documento Original.
Documento Original.

Árbol Genealógico de Dionisio Shelly MacCarthy.
Fuente: Investigación interna, www.myheritage.es
Ampliar imagen

Todas las fuentes consultadas explicitan que, en 1839, Dionisio Shelly MacCarthy era teniente de navío. Un dato que se confirma, también, en diversas noticias aparecidas en los periódicos de la época. En ellas se señala que, entre los años 1839 y 1841, siendo teniente de navío, comandaba el pailebote Lord John Hay. Curiosamente ha sido muy difícil encontrar información sobre dicho pailebot que en su día comandó Dionisio Shelly MacCarthy

Un pailebote es un barco de vela parecido a una goleta pequeña pero con el mástil de proa más corto para poder alcanzar una mayor velocidad. El nombre de Lord John Hay, muy conocido en el mundo naval, fue un almirante de escuadra inglés que participó en la guerra carlista desde el bando isabelino.

Noticias de prensa que confirman que Dionisio Shelly MacCarthy era teniente del navío John Hay.
Fuente:  Varias.     
PALMA DE MALLORCA. CAPITANÍA DEL PUERTO.
Embarcaciones fondeadas. Día 13.

De Barcelona en 3 días pailebot de la armada naval Juan-Hay, al mando del teniente de navío
Don Dionisio Shelly.
Fuente: Diario constitucional de Palma (1839), 16 de febrero de 1841.

MOVIMIENTO DEL PUERTO (Barcelona)
El Crucero goleta de S. M. John Hay de un cañón y 42 plazas, su comandante Don Dionisio Shelly.
Fuente: El Constitucional (Barcelona), 23 de septiembre de 1841.

EMBARCACIONES ENTRADAS EN ESTE PUERTO EN EL DIA DE AYER (BARCELONA)
DE GUERRA ESPAÑOLAS:
El crucero pailebot Lord John Hay del porte de un cañón y 42 plazas, su comandante el teniente de navío Don Dionisio Shelly.
Fuente: El Guardia nacional (Barcelona), 3 de julio de 1841.

Rafael Ruiz de Apodaca Beranger, cuñado de Dionisio Shelly MacCarthy.
Fuente:  Geneall.net     

Los años, en que Dionisio Shelly comandaba el navío John Hay, se corresponden con la época histórica en la que la reina regente María Cristina, madre de Isabel II, estaba exiliada fuera de España. Un periodo en el que la tensión, entre la Metrópoli y las Colonias de Ultramar, aumentaba día a día. En dicho contexto, algunos sectores de la sociedad española, revindicaban la inversión para mejorar la flota naval. Una demanda que no obtuvo respuesta dado que, un mes más tarde, en las elecciones municipales, aumentó considerablemente la opción republicana, que, entre otras reivindicaciones, tenía la de reducir el gasto militar.

Opinión sobre el gasto militar en la época en que Dionisio Shelly MacCarthy era teniente de navío.
Fuente:  El Espectador, Madrid. Núm. 49. 18 de setiembre de 1841.     
Una nación como la española, cuyas extensas costas están bañadas por dos mares, el Mediterráneo y el gran Océano, y que cuenta además con posesiones ultramarinas de la mayor importancia, necesita indispensablemente de una marina militar proporcionada para su defensa y conservación, esta necesidad es incuestionable; está universalmente reconocida, y, el voto de las cortes de 1841 en favor del fomento de nuestra pobre marina es la demostración más confirmatoria del convencimiento nacional en esta parte.
Nosotros nos congratulamos de ver que, en medio de la notoria penuria de nuestro tesoro, el gobierno dedica sus conatos al fomento de la marina, empezando, como, era natural, por la habilitación de los buques cuyo costo está más en la esfera de los escasos recursos de que puede disponer, porque este es indubitablemente el método más sencillo, el más propio, el más pronto en resultados y también el más seguro. Así esperamos ver en breve en la mar los brigantinos Plutón y Nervión, el lugre Bidasoa, los bergantines-goletas Guetaria e Isabel II, y la fragata Esperanza todos puestos en obra.
Sabemos también que el bergantín Héroe, que ha entrado en Cádiz, necesitado de algún reparo, se ha mandado alistar sin demora, y todos esos buques no tardaran por consiguiente en poder prestar el servicio a que se les destine, como, en la actualidad lo están prestando el vapor Isabel II, el hermoso bergantín Manzanares, el falucho Rayo y el pailebot Lord John Hay. Finalmente hasta para la fragata Cortes, que necesita hacer algunos ligeros reparos, nos consta que el gobierno ha adoptado las medidas conducentes al efecto, como se ocupa al mismo tiempo de reparar la habilitación de la fragata Perla después de concluida la de la Esperanza.
Ahora bien, si en presencia de estos datos positivos, públicos ya, dirigiéramos algunas palabras de felicitación, de las pocas que suelen oír en estos tiempos los ministros ¿qué tendrían que decirnos nuestros adversarios? Sin embargo nos contentamos con invitar sinceramente al gobierno a que continúe con firmeza la obra comenzada, y esperamos coleadamente que, para obtener el resultado que todos anhelamos, tendrá muy a la vista la importancia de nuestros arsenales, la de los demás establecimientos especiales de nuestra marina, y la de las circunstancias personales de las diferentes clases que concurren a formar el cuerpo de la armada. Espíritu guerrero y nacional, decisión por las glorias de la España, amor a sus actuales instituciones, profundo acatamiento al trono constitucional, religioso cumplimiento de las respectivas obligaciones, inteligencia correspondiente y verdadero honor en todos los casos son las prendas que esperamos distingan siempre a nuestros marinos. ……………………………

Dionisio Shelly MacCarthy se casó con Dolores de Ruvalcaba y González de Alzola. En la base de datos de la Red Enredo (http://www.enredo.es/), consta que era hija de Alejo Ruvalcaba y Alzola (1786 - 1838) y de la cubana Teresa González de Alzola (1764 -1811); un matrimonio del que nacieron 6 hijos: Dolores, Vicente, José María, Juan, Micaela y Josefa.

El apellido Ruvalcaba, primer apellido de la mujer de Dionisio y que, a veces, también consta como Rubalcava, está relacionado con la localidad de Solares, de Medio Cudeyo en Cantabria. En los archivos de dicha ciudad existen referentes escritos, sobre dicho apellido, que se remontan a 1543.

A modo de anécdota y pese a ser oriundo de Solares y llamarse Rubalcava, no hay ninguna relación entre la familia de la mujer de Dionisio y Alfredo Pérez Rubalcaba del PSOE.
En la localidad de Solares se encuentra el Palacio de Rubalcaba. Construido, a mediados del siglo XVII, está formado por casona de dos pisos y capilla con remate de espadaña.

Palacio de Rubalcava en Cudeyo.
Fuente: Palacio de Rubalcava en Cudeyo
Ampliar imagen

El apellido González de Alzola, segundo de la mujer de Dionisio Shelly MacCarthy, puede encontrarse en la localidad cántabra de Cudeyo y la capital cubana de La Habana. La suegra de Dionisio y la madre de ésta eran oriundas de dicha ciudad cubana. Se han encontrado algunos indicios sobre la posible relación entre dicha rama familiar y la destilería Alzola S.A., ubicada en La Habana.

Una de las cuñadas de Dionisio Shelly MacCarthy y hermana de su mujer, Josefa de Ruvalcaba y González de Alzola, estaba casada con Rafael Ruiz de Apodaca Beranger, que murió en La Habana, ciudad en la que al parecer residía. Era un brigadier de la Real Armada y miembro de una saga familiar de militares de la marina española de la más alta graduación: 13 generales y 2 capitanes generales.
Estrechamente relacionados con el comercio marítimo de las américas, los Ruiz de Apodaca Beranger eran parientes directos del Conde de Venadito. Uno de sus miembros, José María de Beranger y Ruiz de Apodaca fue seis veces diputado a Cortes, varias veces Senador y Ministro de Marina con el general Prim, con el general Serrano, en la I República, con Sagasta y con Cánovas del Castillo.

Siendo Dionisio Shelly MacCarthy teniente de navío, no es de extrañar, que se casara con Dolores de Ruvalcaba y González de Alzola, perteneciente a una familia tan estrechamente unida con la marina.
Resulta curioso que en el álbum familiar realizado por Carolina Correa Sotomayor, mujer de Tomás Shelly Calpena y sobrino de Dionisio Shelly MacCarthy, hay una foto subtitulada: con la familia Apodaca, hecha en Cuba. En dicha fotografía el personaje situado más a la izquierda es su hijo Alfonso Shelly Correa y el de su lado tiene un enorme parecido con José María de Beránger y Ruiz de Apodaca, sin poderlo confirmar. Los demás personajes de la fotografía no están identificados.

Comida en casa de la familia Apodaca, en La Habana. El de la derecha es Alfonso Shelly Correa.
Fuente: Álbum familiar de Carolina Correa de Sotomayor.
Ampliar imagen

Escrito por Rosa María Pujol Vilallonga
Espero que os haya gustado. No os perdáis el siguiente CAPÍTULO...
Agradecimientos de este Capítulo (4)


El agradecimiento de este capítulo sigue siendo para todos aquellos autores que, sin conocerlos directamente, muy generosamente, ponen a disposición del público, en general, el resultado de sus investigaciones y conocimientos.
Quiero hacer mención de Guillermo C.R.G. Pérez, responsable del blog http://ancienhistories.blogspot.com.es/, “Contando historias antiguas de militares”.
También debo mencionar a los responsables de pequeños museos locales que, con medios, generalmente, muy escasos, recogen y recopilan historias locales que de otro modo se perderían.
Agradezco a Aurelio Bermejo Fernández, catedrático de latín, su ayuda desinteresada para la traducción de las actas bautismales escritas en latín.


Compartir:  
EN ESTE CAPÍTULO:
Los Shelly MacCarthy y Comenford

SIGUIENTE CAPÍTULO:
Los Shelly Calpena

CAPÍTULO ANTERIOR:
Los Shelly O´Ryan

Añade aqui tu comentario sobre Dionisio Shelly MacCarthy
Usar el email: info@shelly.es, para facilitar cualquier información adicional. Gracias